ENTREVISTA: «El lente de un amante de la naturaleza latinoamericana»

Walter Arrázola abogado de profesión con estudios de maestría y doctorado en especializaciones relacionadas a la sociedad, la democracia y políticas públicas, nos deja ver un poco de su trabajo fotográfico elaborado a partir de viajes a espacios referentes de biodiversidad en Bolivia.

Walter Arrázola

A través de las capturas de Arrázola queda plasmada la naturaleza viva que habita las áreas protegidas de nuestro país y congela la interacción de quienes viven en estas zonas en las que además coexisten cientos de especies.

Dentro de los elementos más presentes encontraos en sus fotografías son aves multicolor y variedad de animales que interactúan en su hábitat. También logra adentrarse en las sociedades aledañas y capturar de forma casual el diario vivir de estas personas.

«Uno no ama lo que no conoce» es una de la frases que ha guiado el trabajo ejecutado por Walter Arrázola en las reservas protegidas que ha visitado, en un primer momento, para cooperar de forma activa con las comunidades que son afectadas directamente por el avance de la deforestación y contaminación minera.

Walter tiene amplia experiencia trabajando con las cooperativas en Bolivia y recalca que son muy importantes para la generación de empleo, esto bajo un enfoque de administración definido y capacitación constante, de igual manera relaciona las actividades cooperativas en Bolivia, como ser la minería, la ganadería y la agricultura, de forma estrecha con el medio ambiente y sus efectos sobre este.

«Hay una oportunidad muy interesante donde con nueva tecnología pueden sacarse mayores productos o mineral limpio con menos contaminación y siendo más eficiente (…) hoy en el mundo las Naciones Unidas tienen programas y el BID también ,cabalmente esto, como capacitar a las personas, en este caso las cooperativas mineras (…) para hacerlas conscientes de la contaminación, de cómo reducir la contaminación y cambiar su visión de la extracción del mineral»

Walter gestionando y analizando los modelos cooperativistas de las áreas protegidas exploró mucho más de cerca y con una cámara fotográfica el efecto que tiene el trabajo minero no controlado sobre las poblaciones aledañas y las otra especies que coexisten en el lugar y capturó como parte de su investigación fotografías que pronto se convertirían en una forma más en la que Walter visibilizaría y consolidaría su amor por la naturaleza.

«Soy un amante de la selva, soy un amante del campo, de la naturaleza desde muy niño. Mi bisabuelo me inculcó esto decía que las aves no cantan sino que nos dan poemas y nos deleitan con estos poemas que son sus cánticos, mi bisabuelo una personan allegada a Noel Kempff Mercado en el tema de la naturaleza (…) siempre estuve ligado al campo.»

Arrázola creció cerca de las Lomas de Arena. Hoy, a sus 43 años, manifiesta que esta zona y su riqueza natural también se han visto afectadas y lo que el conoció paseando en su niñez hoy no está a la vista de quienes la visitan, como él lo define, un paraíso de aguas claras y profundas.

Su trabajo en la fotografía crece y evoluciona con el acompañamiento de expertos en el área técnica como Mileniusz Spanowicz , coautor de uno de los libros fotográficos más emblemáticos en Bolivia, que se caracteriza y reconoce por capturar en imágenes la majestuosidad del Madidi y su extensa biodiversidad.

«Nosotros tenemos un potencial como Bolivia del turismo, un turismo sostenible (…) tenemos tantos parque naturales que podemos conservar (…) podemos combinar la explotación del turismo con conservar el medio ambiente y darle trabajo y oportunidades a los pueblos indígenas.»

Según expresa Walter el turismos ha tenido un crecimiento del 10% a partir del 2008 y es necesario contemplar esto como una posibilidad de hallar una alternativa más sostenible a la actividad económica en general, con la inclusión de los indígenas que habitan estos pueblos y que están capacitados para explorar áreas de forma segura y consciente. Es por esto que además, según explica, que las políticas públicas juegan un rol fundamental para potenciar este atributo de la conservación a nivel mundial.

“Si nosotros logramos proteger el medio ambiente, conservar lo que nosotros tenemos, nuestros bosques, podemos cobrarle también al mundo por la conservación que estamos esmerando, además de limpiar el aire todo esto para proteger la humedad de los ecosistemas y prevenir sequías y una futura escasez de agua dulce”.


Arrázola explica que la fotografía hizo que se de cuenta que debido a las quemas y deforestaciones constantes las personas están alejadas de la importancia de todo lo que estamos perdiendo.
“Uno no ama lo que no conoce” repite Walter.

“Se me metió a la mente que la única forma es mostrando la sensibilidad que tiene la naturaleza, la belleza que tiene la naturaleza, la estética , la perfección para decirle a la gente que estamos perdiendo esto y creo que la fotografía es una forma al margen de las políticas públicas que se tienen que trabajar para cumplir con esto”
Walter nos explica que su vida ha cambiado radicalmente desde esto y planea realizar su tesis doctoral en medio ambiente para poder dedicar su vida a la protección y cuidado del medio ambiente.

Por: Valeria Sánchez

GALERÍA DE FOTOGRAFÍAS:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
HOLA! Te Puedo Ayudar